Cursos Montessori y Disciplina Positiva

En el tema de hoy vamos a ver ejemplos de actividades con bebés. Para que no fuera muy extenso, he dividido los dos primeros años en 5 periodos  0-6 MESES, 6-12 MESES, 12-18 MESES, 18-24 MESES, 24 -36 MESES. Es una división puramente funcional. A partir de los dos años se les pueden empezar a mostrar los materiales sensoriales y de vida práctica, siempre teniendo en cuenta el contexto y el carácter particular de cada niño. No olvidéis que el juego libre es lo único que necesita un niño, sobre todo los más pequeñines. Aún así hay algunas actividades que se les pueden proponer siguiendo la filosofía Montessori, deben ser muy poco estructuradas y muy flexibles.

Hoy voy a hablar de mi opinión sobre cómo adaptar la filosofía Montessori adaptada a esta etapa de la infancia. Siempre hay gente que me acusará de “romantizar” los métodos de aprendizaje, así que quiero dejar claro que de lo que voy a hablar en esta serie de post es sobre mi opinión personal como madre. Para mi Montessori es una filosofía, un espíritu y no sería honesta y sincera si no os dijera que no veo necesario preocuparse por nada que no sea comernos a besos a nuestros bebes. Sin embargo, me preguntáis mucho y de vuestro interés surge esta serie de post. Hay un libro de Silvana Quattrochi Montanaro “Un ser humano” que creo que puede ser más adecuado si queréis una versión más purista.

Antes de comenzar a hablar sobre Montessori para bebés es necesario que aclaremos dos conceptos fundamentales para entender esta pedagogía: María Montessori creía que durante los primeros seis años de vida de un niño su mente era una esponja que absorbía todos los estímulos que el ambiente en el que vivía le proporcionaba, siempre a través de los sentidos (tacto, oído, vista, tacto y gusto). Por otro lado, afirmaba que los niños tienen periodos sensibles o ventanas de oportunidad en los que están más receptivos a cierto tipo de estímulos para adquirir una habilidad concreta. En este periodo sensible para el niño es muy importante repetir una y otra vez la tarea para, mediante la práctica, lograr el dominio de esa habilidad. Como padres podemos incentivar esos periodos sensibles, proporcionándole un ambiente preparado para que desarrolle aquellas destrezas que necesite aprender. Los periodos sensibles pueden variar en cada pequeño, para saber en qué periodo sensible se encuentra nuestro hijo hemos de observarle mucho.

0-6 MESES

Una vez aclarados estos conceptos, debemos preguntarnos: ¿cuáles son las necesidades de un niño de 0 a 6 meses? En mi opinión son contacto continuo y alimentación a demanda.  Creo que es la única estimulación que necesita un bebé. Llevarlos cerca nuestro, darles todo nuestro amor y cariño a todas horas y acompañarles en la dura transición del mundo uterino al mundo real.

 

Como sabréis, la bipedestación del ser humano hace que las hembras tengan caderas más estrechas y además el desarrollo cerebral es muy rápido. Si nuestras crías no nacieran en un estado más prematuro que otros mamíferos no lograrían pasar por el canal de parto. Tengo pendiente escribir sobre un libro maravilloso que se llama “El bebé más feliz del barrio”, del Dr. Harvey Karp. En ese libro explicaba que el primer trimestre de vida debía ser considerado el cuarto trimestre de embarazo que deberían tener los bebés humanos para nacer lo suficientemente maduros para enfrentarse al mundo; y que como padres deberíamos recrear en todo lo posible como era ese ambiente. Es más, la experta en porteo Elizabeth Antunovic habla de que no son solo 3, sino hasta nueve meses lo que debería durar esta exterogestación, que es de hecho la edad media que tarda un bebé humano en gatear. Podeis leer su articulo traducido en la web de Kangura.

Sobre la alimentación no hablo única y exclusivamente de lactancia materna, eso es una elección personal de cada madre, de cada familia; pero tanto la lactancia artificial, como la materna deben ser a demanda. Lo ideal sería que fuera un momento idílico, en el que madre (o padre o cuidador) se miraran a los ojos y se hicieran arrumacos. Como madre que ha sufrido mucho con sus lactancias tengo que reconocer que me ha sido bastante difícil llevarlo a cabo y que durante los primeros meses de vida de mis hijas necesitaba estar distraída para soportar el dolor, pero creo que es importante tomar consciencia de que lo más indicado sería que fuera un momento especial, ¡móviles fuera! En definitiva, lo único que necesitan nuestros bebitos es contacto y alimento a demanda, exactamente igual que en el útero. El ambiente preparado del bebé de 0 a 6 meses es el regazo de sus padres. Es por eso que creo que no necesitan ningún programa de estimulación temprana si son niños sanos. Es más, creo que lo único que debe hacer una madre puerpera es disfrutar de su bebé y dormir lo máximo posible, no debería tener más preocupaciones, ni más aspiraciones.

Sin embargo, si vuestro puerperio esta siendo bueno y os apetece, os puedo proponer actividades que podemos hacer siguiendo los periodos sensibles de un bebé de 0 a 6 meses: lenguaje (adquirido a través de las relaciones sociales) y movimiento (coordinación ojo-mano, voltearse, reptar, sentarse y gatear). – Si tienen hermanos, propiciar que jueguen juntos, en nuestro pecho con un portabebé, en nuestro regazo, boca abajo,… – Jugar con juguetes o móviles de colores (al principio de colores rojo, negro y blanco pues su canal visual aún no está totalmente maduro). – Jugar con un espejo (tienen que ser espejos de seguridad) – Ver fotos de otros bebes o de miembros de la familia – Canciones de cuna, canciones tradicionales, canciones de dedos,… – Ofrecerle juguetes para agarrar y también que rueden para animarles a reptar, que es la base del gateo – A partir de los tres meses, seguir un objeto – Libros de peluche, de tela, que “crujan”,… – Y mi favorita, comértelo a besos hasta que se parta de risa.

¿Os he recomendado ya que os los comáis a besos una y otra vez? Antes de que te des cuenta no se dejarán, ya habrá tiempo para la torre rosa. Vive el presente y recuerda 
LOS DIAS SON LARGOS PERO LOS AÑOS SON CORTOS

6-12 MESES

Una vez pasados los primeros seis meses de vida, el bebé ya empieza a interactuar muchísimo más con el medio en el que vive. Es el momento de empezar a desplazarse y alimentarse solo. El bebé de 6 a 12 meses sigue en un periodo sensible de lenguaje y movimiento y las actividades que le propongamos deberán ir encaminadas a desarrollarse en esta dirección.

 

Os recuerdo que es una visión muy persona y que Hay un libro de Silvana Quattrochi Montanaro “Un ser humano” que creo que puede ser más adecuado si queréis una versión más purista. Hay otros dos libros que creo que pueden ser interesantes (no los he leído así que no puedo opinar mucho): Son Montessori from the Start y 60 activités Montessori pour mon bebé. Y finalmente os animo a que visitéis el blog Montessori en casa, donde tienen un ambiente preparado precioso para su bebita (que podéis ver aquí)
 

Como os explicaba en el anterior post al respecto, creo que en estos primeros meses no deberíamos tener más expectativas que disfrutar el máximo tiempo posible de los mimos, las caricias y los besos de los más chiquitines. Ya sabéis mi máxima, los días son largos, pero los años son cortos 🙂

Para mi la actividad ideal de este periodo, por su fácil inclusión en el día a día familiar y todas las ventajas que reporta, es la Alimentación Complementaria regulada por el bebé, en inglés las siglas son BLW (Baby Led Weaning) y consiste someramente en ofrecer al bebé alimentos sólidos sin triturar desde el principio, es decir pasar de la fase purés y papillas.

Para poder ofrecer al bebé alimentos sólidos son necesarios estos requisitos: que se siente solo, que ya no tenga reflejo de extrusión, que tenga interés por la comida y que tenga aproximadamente 6 meses. Abril empezó con 5 meses y un semana y Emma con 4 y medio (el mismo día que sentó sola, pues interés tenía hacía ya semanas y Abril en un descuido comprobó que había perdido el reflejo de extrusión ¡con un cupcake! los segundos son de acero :D). Hay bebés que no empiezan hasta los 8 meses o más. Lo mejor es observarles mucho y ver qué es lo que necesitan y siempre tener en cuenta que la alimentación principal hasta el año es la leche.

Hay que tener unas ciertas normas de seguridad y prepararse para limpiar mucho 🙂 Tenéis más información en la web de mi amiga Eloísa, Una Maternidad Diferente, experta en BLW que da cursos online y presenciales en su tienda Oh La Luna en Alcorcón. El BLW es la actividad sensorial por antonomasia que puede realizar un bebé de 6 a 12 meses por SEIS razones:

– La primera es que es lo más natural, en Montessori siempre se aboga por las alternativas más naturales posible, comerse una pera a bocados es mucho más sano que comerse un potito de pera, con colorantes y conservantes.

– Se desarrollan actividades de Gracia y Cortesía y Lenguaje, comer la misma comida que sus padres o hermanos a la misma hora y en el mismo lugar que su familia, le ayuda a sentirse integrado en su familia.

– Le proporciona gran autonomía, pues le permite comer solo simplemente con la supervisión de su familia, siendo el protagonista y no un mero espectador de su alimentación. En la pedagogía Montessori se proponen pequeñas mesas con pequeñas sillas, pero en el ámbito familiar se pueden utilizar tronas evolutivas (nosotros tenemos esta) para que llegado el momento puedan subir y bajar solos.

– Favorece la coordinación mano-ojo (coger la comida del plato y llevársela a la boca parece fácil pero no lo es). El control de error en estas situaciones es muy claro 🙂

– Favorece el desarrollo de la Pinza digital, para Montessori es importantísimo el desarrollo de la pinza (hay muchísimos materiales encaminados a desarrollarla), que manera más maravillosa que incentivarlo que con un puñado de guisantes por ejemplo)

– Otro de los pilares de Montessori es el aprendizaje a partir de los sentidos, el BLW es un verdadero juego sensorial, es alimentación complementaria, no sustituir la leche, el alimento principal hasta el año. Desarrolla sus sentidos (gusto, tacto, olfato, vista, y hasta el oído al espachurrar los alimentos).

Si te animas a dejar experimentar a tu bebé este tipo de alimentación, solo sería necesario fomentar su desarrollo psicomotor grueso (reptar, gatear, andar, correr…). Os aconsejo leer algo sobre la pediatra Emmi Pikler o este artículo de Familias en Ruta 

Lo ideal es que el ambiente preparado sea seguro y tengan libertad para moverse (esconder cables, tapar enchufes, evitar caídas peligrosas y demás medidas de seguridad básicas), más que estar todo el día con el no en la boca. Es mejor dejarles explorar sin dramatismos ¿realmente pasa algo porque se coma las miguitas del desayuno del suelo? ¿es tan terrible que chupe una piedra? ¿realmente os parece grave que gatee por el parque? Os invito a reflexionar y os dejo este chiste que me encanto. Yo cada día soy menos dramamamá, si algún día tengo otro bebé pensaré algo así 😛

Si crees que el BLW no es para tu familia, ¡no te angusties!, hay muchas otras cosas que puedes hacer para desarrollar esas habilidades.Además de las actividades que os recomendé en la lectura anterior de 0 a 6 meses Alternativamente, os puedo proponer otra serie de actividades, que voy a dividir en: desarrollo psicomotor fino, desarrollo psicomotor grueso y lenguaje y desarrollo social:

  •  Desarrollo psicomotor fino

– La cesta de tesoros (las aprendí a hacer con Abril y con Emma las refinamos para hacerlas de distinto color cada semana jeje, es una recopilación de objetos -unos 50 según Tim Seldin- de distintas texturas y materiales, ¡evitando el plástico!.)

– Cajas de permanencia (Esta es de Jaisa pero es un DIY muy fácil)
– Una caja de telas de distintos tipos y tramas – Sonajeros o botellas de sonidos, al agitarlas hacen ruido (ideal para reciclar botellas de batido y legumbres) – Juegos de quitar y poner con un juguete especifico (simplemente con un bol y un peluche, un dado, cualquier objeto pequeño vale). Primero debe ser solo un objeto y un recipiente grande sin forma, después con una sola forma (estrella, cuadrado,…), después con varias formas, etc.
– Un tablero sensorial con distintas texturas o una cesta con un par de libros, los típicos “toca toca” son muy apropiados.
  • Desarrollo psicomotor grueso

– Si tiene hermanos, propiciar que jueguen juntos, boca abajo si aún no se sienta o sentados:

– Esconder un objeto pequeño para que lo encuentre. – Jugar al escondite y al pilla pilla gateando. – Animarle a subir pequeños escalones gateando. – Poner un colchón sobre el suelo (para animarle a que se duerma cuando se encuentre cansado) y un espejo de seguridad para que pueda observarse. – Acudir a menudo un parque o comprar un arenero (nosotros tenemos uno de obra en la casa de campo y otro comprado en nuestra terraza y la arena la podéis comprar en tiendas de materiales de construcción por poco dinero) y facilitarles “útiles”, si podéis mejor de madera y metal que plástico. – Un rodari o palos/botellas que rueden para fomentar el gateo.

  • Lenguaje y desarrollo social

– Decirles las partes del cuerpo a la vez que se las acariciamos o pellizcamos suavemente – Decirles los nombres de objetos de una cesta – Leerles un libro en nuestro regazo o sentados enfrente nuestro

– Ofrecerles instrumentos musicales (no hace falta invertir mucho, valen cucharas de madera y un bol de metal, etc) y tocar una canción al ritmo de la música – Actividades de gracia y cortesía: decir hola, adiós, saludar con la manita – Ofrecerle dos contenedores uno frio y otro caliente y enseñarle los conceptos (este se puede hacer muy fácilmente con comida también, pronto empezaran a soplar cuando vean comida caliente) – Jugar al veo veo de forma sencilla (con dos objetos y describiéndolos nosotros) –  Y mi favorita, seguir comiéndotelo a besos hasta que se parta de risa.

No me gustaría terminar el post sin hacer una referencia a los hitos de aprendizaje. Tengo dos niñas y cada una ha llevado un ritmo distinto: Abril nunca quiso estar boca abajo, por supuesto, no reptó, ni gateó, enseguida aprendió a ponerse de pie y andaba perfectamente con 11 meses. Emma por el contrario, sostenía la cabeza desde que nació, le encantaba estar boca abajo, reptaba y se sentaba con 4 meses y gateaba con 6, pero no fue hasta los 16 meses que empezó a andar (y a correr la semana siguiente jeje). Cada niño tiene un ritmo y es nuestro deber como padres respetarlo. Con ambas hemos actuado igual, lo único que no hemos hecho nunca es ponerles de pie a andar o sentarlas, no hemos usado parque, ni corralito, ni tacataca, ni nada que se le pareciera. Se han movido siempre en libertad (controlada), en un entorno seguro que podían explorar sin peligros. Mi no definitivo era la escobilla del wc 😀

12-18 MESES

A los niños a partir del año de vida se les llama Toddler en inglés, en español no hay un término equivalente para expresar esta edad caracterizada por ese andar tambaleante, pero Claudia, de EntreMamas, los llama deambuladores. Y con ese término nos vamos a quedar, para que no os quejéis que uso muchos anglicisimos 🙂 ¿Qué necesita un deambulador? Necesita perfeccionar su capacidad de movimiento, ampliar el lenguaje y seguir desarrollando la motricidad fina. Además, está en un periodo sensible para utilizar pequeños objetos (que sean lo suficientemente grandes para evitar atragantamientos). Les encanta escuchar y mirar, manipular objetos (cogerlos, tirarlos, chuparlos, agitarlos) y todo lo que implique acción (caminar, correr y trepar), así como hacer cosas por si mismos y explorar el mundo que le rodea. Y en torno a eso, al igual que en el artículo anterior vamos a organizar las actividades:

 

  •  Desarrollo psicomotor fino

– Podemos seguir usando todas las opciones de la etapa anterior (la cesta de tesoros, un tablero sensorial con distintas texturas, una caja de telas de distintos tipos y tramas, sonajeros o botellas de sonidos, al agitarlas hacen ruido y juegos de quitar y poner). El arenero seguirá siendo el must de esta etapa.

– Proporcionale juguetes poco o nada estructurados (un tren, una pelota, una coche, una muñeca de trapo,…) para que pueda jugar y manipularlo sin frustrarse. Es muy útil rotar los juguetes para ahorrar espacio y para evitar que pueda aburrirse de ellos antes de exprimir todas las posibilidades qu ofrece – Puzzles sencillos con pomo. Es muy efectivo dejar las piezas en una cesta para que les llame más la atención. El otro día vi como una mamá había clavado chinchetas en todos los puzzles a modo de pomo. Una idea estupenda, simplemente hay que revisar periódicamente que no estén sueltas las chinchetas para evitar accidentes. – Una cesta de pelotas, para explorar, estrujar, chupetear, lanzar, encestar,… Lo ideal es que sean de diversos tipos, formas, colores y tamaños.

– Una torre de 3-5 cubos para que la forme (no tiene porque ser una torre, podrían valer objetos que tengamos por casa y sean suscepibles de apilar, como los tupper vacíos) – Jugar al juego de los papelitos: romper papel en trocitos y echarlos en una cesta arrugados – Tener siempre a mano una caja con distintos objetos (que pueda usar para vaciar y llenar) – Meter objetos pequeños por una ranura (una hucha por ejemplo) – Sacar e introducir objetos de un bote (como un pañuelo por un bote con ranura o para los más pequeñines un rollo de wc)

  •  Desarrollo psicomotor grueso

Al igual que en la etapa anterior, podemos esconder un objeto pequeño para que lo encuentre, jugar al escondite y al pilla pilla gateando, ofrecer un rodari,… – Ofrecerle una moto, un triciclo, un correpasillos o una bici piwi – Juego de pistas por el suelo para que se agache y se incorpore. – Búsqueda del tesoro, con un objeto que le guste o varios, ideal si colaboran los hermanos – Ofrecerle un espacio seguro para poder trepar y escalar – Empujar un carrito de muñeca, de la compra, carretilla poco pesada,…

  • Autonomía
En este momento, especialmente de los 15 a los 18 meses, el bebé empieza a tener un especial interés por hacerlo todo solo. Si no habéis practicado BLW, empezará también a querer usar los cubiertos y alimentarse por si mismo, querrá vestirse solito, etc. La frase preferida de Abril con 16 meses era “yo zolita” jejeje. En este momento hay que buscar el equilibrio entre permitirle esa búsqueda de autonomía tan necesaria e intervenir en el momento justo para evitar un estallido de frustración. Respetar siempre sus gustos y preferencias en la medida en que no perjudique la salud e integridad física de los demás ni de él mismo, es primordial.
  •  Lenguaje y desarrollo social

– Podemos seguir con las mismas actividades de la etapa anterior (decirles las partes del cuerpo, los nombres de objetos de una cesta, leerles un libro, ofrecerles instrumentos musicales, cajas de permanencia, y seguir con actividades de gracia y cortesía). – Ofrecerle cepillo, fregona y demás utiles de limpieza para que pueda imitar las labores que hacen los mayores en casa y actuar en consecuencia cuando se produzca un accidente (por ejemplo, leche o zumo derramados).

– Desarrollo sensorial: el deambulador está especialmente interesado por los sonidos y por los sabores, se pueden empezar a realizar actividades sensoriales con ellos, ofrecerle telas para tocar y darles el vocabulario; relacionar los sonidos de los animales con su animal, ofrecerle 4 botellitas con distintos gustos para que pruebe, etc.

– Y mi favorita también en esta etapa, seguir comiéndotelo a besos hasta que se parta de risa (y se deje)

Si os ha gustado, compartid y/o dejadme un comentario bonito! ¿Qué actividades hacéis con vuestros deambuladores?

18-24 MESES

La etapa de los 18  a los 24  es muy especial, son los últimos meses antes de que nuestro bebé deje de ser niño y pase a ser aDOSlescente 🙂 su desarrollo psicomotor está muy desarrollado y empiezan a demostrar una fuerza y tenacidad increíbles. También es la etapa de la crisis de oposición. En definitiva, una época muy bonita pero muy dificultosa XD

 

  •  Desarrollo psicomotor fino:

– Podemos seguir usando todas las opciones de la etapa anterior (la cesta de tesoros, un tablero sensorial con distintas texturas, una caja de telas de distintos tipos y tramas, sonajeros o botellas de sonidos, al agitarlas hacen ruido, juegos de quitar y poner, puzzles de pomo, cesta de pelotas, cubos para hacer torres, etc.). – Se le pueden ofrecer los primeros bastidores de vida práctica (cremalleras, botones,…) o simplemente su ropa. – Encajar objetos, cucharas de ikea, cubos… Así empieza a desarrollar la discriminación visual, al tiempo que la psicomotrocidad fina. Lo ideal es empezar con 3 objetos. También abrir y cerrar cajas con tapa. – Elaborar su propia cesta de tesoros, por ejemplo, otoñal, hojas castañas, frutos secos, bellotas, avellanas, mandarinas… – Actividades relacionadas con trasvases y/o el agua: Bandeja con agua y una esponja (coordinación y primeras actividades vida practica) esponjas pequeñas o cortadas en 2/3 trozos, trasvases de agua y en el baño, trasvases de legumbres. – Puzles, actividades como encajar, enfilar… – Actividades sensoriales como la bandeja de sémola, juego sensorial,… – Pintar, dibujar, jugar con plastelina,… yo como bien-5

  •  Desarrollo psicomotor grueso:

– Al igual que en la etapa anterior, podemos seguir con la búsqueda del tesoro, carritos, bicis y motos, espacio para trepar y escalar… – Jugar a juegos de pelota con los padres, hermanos o primos… Trepar, subir y bajar escaleras. Bailar, pasear en grupo, hacer pequeñas rutas de senderismo… Cuidar el jardín. – Transportar una bandeja sin que se caiga el contenido. – Transportar una silla pequeña, cosas pesadas…En un momento determinado, en torno a los 18 meses, se produce el  periodo de “EL MÁXIMO ESFUERZO”,  un periodo en el que los niños demuestran una fuerza increíble y una capacidad física formidable, que debemos permitir pues es también importante para sus conexiones cerebrales y su autoestima.

  • Autonomía: 
– Seguirá desarrollando sus habilidades para vestirse solo, comer solo, asearse solo. Momento de ofrecer bastidores si los tenemos.
– Podrán empezar a colaborar en las tareas, como cocinar, lavar platos, doblar ropa, limpiar cristales, servirse agua o comida solos, etc., etc.
–  Higiene personal: sonarse la nariz, lavarse el cuerpo en la ducha, lavarse las manos, empezar a vestirse solos (¡ojo con la ropa!).
– Algunos niños, si están preparados y les facilitamos un ambiente idóneo, podrán dejar el pañal en esta época (ya os conté más sobre el proceso que siguió Emma aquí, dejó el pañal de día con 18 meses pero sigue con pañal nocturno). Más información sobre control de esfínteres y Montessori aquí.
– Lenguaje y desarrollo social – Podemos seguir con las mismas actividades de la etapa anterior (libros, instrumentos musicales, cajas de permanencia, útiles de limpieza, actividades sensoriales,..).
– Escuchar y cantar canciones juntos al ritmo de la música (empezando a introducir el conteo- un, dos, tres-). – Bolsa misteriosa (sacamos un objeto y preguntar: ¿qué es esto? Se le dice el nombre y se le anima a tocar y explorar. Después repetimos con el resto).
 

o Y mi favorita también en esta etapa, también, seguir comiéndotelo a besos hasta que se parta de risa.

MONTESSORI CON “BEBES” DE 24 A 36  MESES

Esta etapa es una continuación de la anterior, según su desarrollo y capacidades podremos empezar a proponerles:
– Ejercicios preliminares de vida práctica.
– Primeros materiales sensoriales (como los cilindros con botón, la primera caja de color, la torre rosa montada en horizontal).
– Resaques metálicos y peones fraccionados, que no dejan de ser materiales sensoriales pero con una importante preparación indirecta para lectoescritura y matemáticas.
– Empezar a llevarles a museos, exposiciones (con muuuuuucha prudencia y sentido común) y salidas al campo, la playa y la naturaleza para empezar a sembrar en ellos una educación pre-cósmica.
– Y, por supuesto, no debemos olvidar que necesitan desarrollar, y mucho, toda su motricidad gruesa, así que debemos proponerles actividades que inviten al movimiento.
Pronto veremos en profundidad los materiales que se les pueden ofrecer a los niños a partir de 3 años (o incluso antes, según el peque), los que usan los niños en Casa dei Bambini (infantil según nuestro sistema educativo).
libro sin dibujos-7

¿Te ha gustado? Puede que a tus amigos también les interese, ¡comparte!

 

ÍNDICE

INICIO DEL CURSO

1.1 María Montessori. Educación para la Paz

1.2 Bibliografía

1.3 Diez dudas frecuentes sobre el Método Montessori

1.4 Cómo empezar con el Método Montessori

1.5 11 formas de fomentar la autonomía de los niños inspiradas en el método Montessori

1.6 Fantasia y realidad. Tradiciones

1.7 Cuentos y libros infantiles según Montessori

1.8 Diez consejos para leer con niños

1.9 El Cumpleaños Montessori

1.10 El juego del silencio

1.11 Creatividad: Las extensiones del material en Montessori

1.12 Estereotipos de género y Montessori

2.1 Los cuatros planos del desarrollo según Montessori

2.2 Los tres pilares del primer plano

2.3 La mente absorbente y los periodos sensibles. Crisis del desarrollo

2.4 Rol del adulto en Montessori

2.5 Premios, castigos y halagos “vacíos”

2.6 Resolución de conflictos. La mesa de la paz en el hogar.

2.7 Las “Rabietas”. Definición. Tipos. Consejos

2.8 Conflictos entre hermanos

2.9 Ambiente preparado, riesgos de no tenerlo

2.10 Montessorizando una casa Caso práctico

3.1 El dormitorio Montessori

3.2 Dormitorio de Colecho vs Cama baja Montessori

3.3 Control de esfínteres según Montessori

3.4 Baby Led weaning y Montessori

3.5 Alimentación según Montessori

3.6 Desarrollo bebés. Gráfico

3.7 Desarrollo bebés. Por etapas

4.1 La Cocina

4.2 El Baño

4.3 Salón – Comedor – Cuarto de juegos – Estudio

4.4 La entrada

4.5 Exterior

5.1 ¿Son realmente importantes y necesarios los materiales en casa?

5.2 Para bebés

5.3 Para niños

5.4 Elegir juguetes Montessori-friendly

Reflexión final, despedida y agradecimiento

¡Hola!
Esperamos que estés disfrutando de nuestros curso gratuito.
Sólo queremos recordarte que en la lección final tienes un enlace para registrarte y conseguir un descuento de bienvenida para cualquiera de nuestros cursos de pago. Míralos aqui 🙂

Si quieres registrarte  -y recibir el descuento y noticias y contenido en exclusiva -.pincha aquí.

Sigue disfrutando y no te olvides, si te ha gustado, comparte.
Bei 🙂

(Si quieres cerrar la ventana, pincha en la aspa situada a la arriba a la derecha.)

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Cursos Montessori y Disciplina Positiva. Educación con respeto, sin gritos ni castigos