Cursos Montessori y Disciplina Positiva

Como padres, debemos esforzarnos por ofrecer a nuestros niños una alimentación sana y variada, que en cada familia significará una cosa distinta, no debemos obligar a los niños a comer y deberían ser participes de la elección de la comida. En la lección de hoy os ofrezco estos consejos “Montessori” sobre la alimentación de los niños, basados en mi experiencia de crianza (y de infancia, jiji):

1/ Mejor, lo más natural posible: Huir de comidas preparadas y alimentos refinados, tanto como nos sea posible. Llevan aditivos y los procesos de cocinado los hace alimentos poco recomendables y cuanto más nos alejamos de lo concreto peor resulta para su aprendizaje. Para ellos es más sencillo entender que para hacer un caldo cocemos vegetales en agua que simplemente añadir una pastilla cuadrada a un guiso. Y también saber que las frutas crecen de los árboles y no aparecen mágicamente en el súper 🙂 Kiwi zespri     2/ Contacto con la naturaleza: Si además tenemos la suerte ¡o casi el privilegio! de tener huerto, es genial que los peques se encarguen de cuidarlo, recojan la cosecha, comprueben si están maduros o no los alimentos, lo que ocurre cuando los recogemos antes de tiempo, etc. Tengo un post sobre nuestro huerto urbano (que ahora es aromático), y tengo pendiente mostraros el huerto de la casa de los abuelos y daros consejos para “huertear” con niños : ) yo como bien-6 3/ Ambiente preparado: El ambiente preparado es clave en la filosofía Montessori, pues es lo que permite al niño desarrollar su potencial, dándose el mismo caso con la alimentación. Una trona evolutiva, en la que pueda subir y bajar solo, es muy importante para propiciar su autonomía. En ocasiones siguen teniendo hambre, pero realmente no pueden estar tanto tiempo quietos y sentados y solo necesitan bajar un rato (poco a poco irán interiorizando las normas sociales de cortesía, pero cuando son muy pequeños no podemos esperar mucho…). Ofrecerles un cajoncito reservado en la cocina para que puedan prepararse pequeños snacks (¡sanos!) es una buena idea también, de donde puedan coger también platos para poner la mesa (podemos usar unos mantelitos con dibujos o unos de plástico de IKEA para que sepan colocar cada cubierto en su “sitio”, de nuevo algo social, jiji, y, por supuesto, un lugar donde dejar sus útiles de limpieza 🙂 Tengo que renovar esta foto 😛 Emma ya no es diminuta y ya no tenemos plástico XD (ya os conté porqué lo usábamos en esta época, si se rompía y yo no estaba en la habitación podían cortarse y Emma aún no tenía interiorizado que había que hacer cuando se rompía un cristal. Ahora ya es muy muy mayor XD)   4/ Fomentar la autonomía: Debemos plantearnos si le estamos ofreciendo a nuestro peque autonomía respecto a su alimentación: que pueda elegir qué comer, que pueda hacerlo solo y en la medida de sus posibilidades, que pueda ayudar a preparar los alimentos. También me gustaría destacar que los niños de un año suelen estar en un periodo sensible de objetos pequeños, que nosotros, por seguridad, solemos vetarles. Una de las mejores alternativas es a través de la alimentación, si los niños practican BLW (alimentación complementaria a demanda del bebé, es decir comer a trozos y no triturado), pueden coger guisantes, judías y demás pequeños objetos sin temor a accidentes. También hay un periodo sensible que les mueve a hacer actividades de vida práctica, y la vida práctica es algo importantísimo dentro de la filosofía Montessori. yo como bien-5   5/ Libertad. Nuestra responsabilidad como padres pasa por ofrecerles alternativas sanas, o al menos previamente evaluadas por nosotros como adecuadas para que ellos elijan que quieren comer. Con niños muy pequeños se puede hacer igualmente, en eso consiste el Baby Led Weaning, en que el bebé decide qué, cómo y cuánto comer. Y cuando son más mayores sucede lo mismo, solo tenemos que disponer de esas alternativas en casa. Confiemos en ellos, la confianza mutua del niño en el adulto, y viceversa, es clave para una crianza consciente, ¿no os parece? Por supuesto, libertad no es igual que libertinaje y poco a poco tienen que interiorizar las normas de la familia, pero es difícil que eso suceda antes de los 2-3 años… tortitas kiwi-5 6/ Sigue al niño. Jamás debemos obligar a un niño a comer, ni tampoco insistir – y personalmente creo que los “solo un bocadito para probar” son una falta de respeto hacia ellos-  solo tenemos que proporcionarle opciones sanas para que él elija. Es decir, si no quiere comer el primer plato, que coma el segundo y sino, el postre. Sino, ya merendará. O cenará… Si nos preocupa que solo coma postre en vez de los platos principales, es que no estamos eligiendo opciones sanas. A mí me da igual que no coman primero y segundo (más para mí al día siguiente, jiji), porque sé que de postre se van a comer un par de piezas de fruta. Las natillas, flanes y postres son excepciones en nuestra casa, que solo se compran dos o tres veces a mes, no forman parte de alimentación habitual en VillaTigris 😛 yo como bien-1-4   7/ Ni premios, ni castigos: Toda la filosofía Montessori es incompatible con los premios y los castigos, los niños deben experimentar las consecuencias de sus actos. Por ejemplo si no comen, experimentarán que al rato tienen hambre y tendrán que comer una pieza de fruta porque se ha retirado la comida. Si se levantan y no se han terminado la comida, corren el riesgo de que alguien (el “coche escoba” jij digo los padres) se lo coma. Debemos reflexionar también sobre la influencia de los premios, ofrecer postre como premio tras haberse comido todo lo del plato tiene una cierta incoherencia, ¿no os parece? También os digo que es una norma que hay en casa de los abuelos y las niñas están encantadas de respetar (en casa no hay helado de choco de postre, jiji) tortitas kiwi-6   8/ Dar ejemplo: El guía Montessori o adulto acompañante debe ser un modelo a seguir, debemos reflexionar, pues, sobre como son nuestros comportamientos en la mesa, ¿comemos equilibrado? ¿Hay siempre verdura y legumbre en nuestros platos? O por el contrario hay alimentos menos saludables… yo como bien-1-3   Yo, por ejemplo, no tomo azúcar, ni siquiera en las infusiones, procuro prepararme batidos smoothies de verduras todas las mañanas, elijo cereales integrales siempre que puedo, no tomo bollería industrial para desayunar sino patés vegetales o granola, etc. Y les explico el motivo de mis decisiones, al principio era complicado que las entendieran, pero poco a poco van calando y Abril es ya una mini nutricionista en potencia, aunque a sus cuatro años no se puede resistir al colacao y las chuches XD, sabe que no son alimentos sanos y deben ser excepciones y no la base de la alimentación. Ya sabéis.

 

“Siembra en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan… los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón. María Montessori”

9/ Debe integrar al niño en la Sociedad en la que vive: La comida, pues, debe cumplir una función social, disfrutar de la conversación y la cortesía (servir agua, comida, ofrecer una servilleta o un pedazo de pan), y cuando son pequeños, además de comer con adultos o hermanos permite que interioricen los comportamientos sociales y las habilidades mediante la imitación. Así que lo más conveniente es no distraer al niño con pantallas para que coma, ni que coma solo antes que los adultos, ni por supuesto debemos retenerle en una sobremesa más de lo que su voluntad aDOSlescente o adoTREScente pueda soportar XD Una buena idea para antes y después de las comidas cuando salimos fuera es llevar un kit de entretenimiento como éste: 10/ Seamos flexibles. No podemos olvidar que, por supuesto, las circunstancias familiares varían y las excepciones es lo que dan calidad a las normas. A las niñas les encanta hacer la noche de pizza, que es el único momento en el que cenamos en el salón y viendo una peli los cuatro juntos. Además, por aquello de que si no puedes con el enemigo únete a él, tenemos el día de chuches en el que pueden comer dulces e inmediatamente lavarse los dientes, igual sucede en fiestas y cumpleaños… Cuando era pequeña, yo tenía una dieta muy restrictiva por hipercolesterolemia congénita y siempre agradecí mucho estas concesiones o excepciones que me ofrecían mis padres. yo como bien-1-2   +1 / Cuidemos el lenguaje: Especialmente en el caso de que tengamos hijas (no por una cuestión sexista, sino por desgracia por pura estadística, las mujeres somos más vulnerables a los trastornos alimentarios), debemos cuidar nuestras palabras: yo no tomo azúcar porque no es sano, no porque vaya a engordar, y procuro no tomar pan blanco porque no es sano, no porque esté con la operación bikini. ¡Cuidar nuestro lenguaje es de vital importancia, nos observan todo el tiempo! Y querernos mucho, gustarnos, estar a gusto con nosotras mismas y que ellas lo perciban. Ya sabéis, estamos sembrando…

¿Te ha gustado? Puede que a tus amigos también les interese, ¡comparte!

 

ÍNDICE

INICIO DEL CURSO

1.1 María Montessori. Educación para la Paz

1.2 Bibliografía

1.3 Diez dudas frecuentes sobre el Método Montessori

1.4 Cómo empezar con el Método Montessori

1.5 11 formas de fomentar la autonomía de los niños inspiradas en el método Montessori

1.6 Fantasia y realidad. Tradiciones

1.7 Cuentos y libros infantiles según Montessori

1.8 Diez consejos para leer con niños

1.9 El Cumpleaños Montessori

1.10 El juego del silencio

1.11 Creatividad: Las extensiones del material en Montessori

1.12 Estereotipos de género y Montessori

2.1 Los cuatros planos del desarrollo según Montessori

2.2 Los tres pilares del primer plano

2.3 La mente absorbente y los periodos sensibles. Crisis del desarrollo

2.4 Rol del adulto en Montessori

2.5 Premios, castigos y halagos “vacíos”

2.6 Resolución de conflictos. La mesa de la paz en el hogar.

2.7 Las “Rabietas”. Definición. Tipos. Consejos

2.8 Conflictos entre hermanos

2.9 Ambiente preparado, riesgos de no tenerlo

2.10 Montessorizando una casa Caso práctico

3.1 El dormitorio Montessori

3.2 Dormitorio de Colecho vs Cama baja Montessori

3.3 Control de esfínteres según Montessori

3.4 Baby Led weaning y Montessori

3.5 Alimentación según Montessori

3.6 Desarrollo bebés. Gráfico

3.7 Desarrollo bebés. Por etapas

4.1 La Cocina

4.2 El Baño

4.3 Salón – Comedor – Cuarto de juegos – Estudio

4.4 La entrada

4.5 Exterior

5.1 ¿Son realmente importantes y necesarios los materiales en casa?

5.2 Para bebés

5.3 Para niños

5.4 Elegir juguetes Montessori-friendly

Reflexión final, despedida y agradecimiento

¡Hola!
Esperamos que estés disfrutando de nuestros curso gratuito.
Sólo queremos recordarte que en la lección final tienes un enlace para registrarte y conseguir un descuento de bienvenida para cualquiera de nuestros cursos de pago. Míralos aqui 🙂

Si quieres registrarte  -y recibir el descuento y noticias y contenido en exclusiva -.pincha aquí.

Sigue disfrutando y no te olvides, si te ha gustado, comparte.
Bei 🙂

(Si quieres cerrar la ventana, pincha en la aspa situada a la arriba a la derecha.)

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Cursos Montessori y Disciplina Positiva. Educación con respeto, sin gritos ni castigos