DUDAS PARA BEI

Inicio Foros Cero – tres Abril 2022 DUDAS PARA BEI

Mostrando 10 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #45655
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Aquí podéis dejar todas vuestras dudas 🙂

    • #46350
      estherduta
      Participante

      tengo una duda, Bei!

      «Pero los caprichos relacionados con los conflictos internos que tienen lugar durante los periodos sensitivos son tan pasajeros como el periodo sensitivo mismo, y no dejan huellas en el carácter; no obstante, comportan la grave consecuencia de obstaculizar el desarrollo, lo cual es irreparable en el futuro desarrollo de la vida psíquica.»

      lo que quiere decir la segunda parte de este texto es que el hecho de que se de el capricho ya es un obstaculo para el desarrollo??

    • #46398
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Hola Esther, para mi, y esto es mi interpretación, tendemos a relacionar caprichos con la palabra permisividad.
      Pero yo creo que la Dra. Montessori se refería a todos los comportamientos, pensamientos y emociones que derivan de una falta de pertenencia, es decir de necesidades no satisfechas.
      Por ejemplo, jugar con el agua. Puede parecer a ojos del mundo que preparar un espacio para que pueda jugar con el agua es ceder ante un capricho y que surjan comentarios del tipo «hace lo que quiere, parece un parque esta casa….» pero realmente sabemos que hay una necesidad de explorar a través del agua. No satisfacer esta necesidad derivaría en una explosión emocional (de nuevo, que caprichoso, siempre hace lo que quiere) pero realmente lo que está ocurriendo es que estamos impidiendo una necesidad. Y eso repercutirá en su autoconcepto, autoestima, confianza en el mundo y en nosotros.

      Yo lo veo así. Cuéntame ¿para ti?

    • #46399
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Te voy a copiar el texto completo sobre los periodos sensitivos:

      (…) sensibilidades que se encuentran en los seres en evolución, es decir, en los estados infantiles, los cuales son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez desarrollado este carácter, cesa la sensibilidad correspondiente. Cada carácter se establece con auxilio de un impulso, de una sensibilidad pasajera. Por consiguiente el crecimiento no es algo impreciso, una especie de fatalidad hereditaria incluida en los seres; es un trabajo minuciosamente dirigido por los instintos periódicos o pasajeros, que impulsan hacia una actividad determinada, que quizá es distinta de la que caracterizará al individuo adulto (…) Si el niño no ha podido actuar según las directivas de su periodo sensitivo, se habrá perdido la ocasión de una conquista natural, y se habrá perdido para siempre. Durante su desarrollo psíquico el niño realiza conquistas milagrosas; la costumbre de ver esas conquistas ante de nuestros ojos cotidianamente nos convierte en espectadores insensibles. ¿Pero cómo se orienta el niño, venido de la nada, en este mundo tan complicado? ¿Cómo consigue distinguir las cosas y porqué extraño prodigio consigue aprender un lenguaje con sus particularidades más minuciosas, sin tener un maestro, sino simplemente viviendo? Viviendo con simplicidad, con alegría, sin fatigarse; mientras que un adulto, para orientarse en un ambiente nuevo, necesita tantas ayudas, y para aprender una lengua debe realizar áridos esfuerzos, sin conseguir nunca la perfección de la lengua materna, que se aprende en la edad infantil. Un niño aprende las cosas en los periodos sensitivos, que se podrían parangonar a un faro encendido que ilumina interiormente, o bien a un estado eléctrico que da lugar a fenómenos activos. Esta sensibilidad permite al niño ponerse en contacto con el mundo exterior de un modo excepcionalmente intenso. Y entonces todo le resulta fácil, todo es entusiasmo y vida. Cada esfuerzo representa un aumento de poder. Y cuando, en el periodo sensitivo, ya ha adquirido unos conocimientos, sobreviene el torpor de la indiferencia y la fatiga. Pero cuando algunas de estas pasiones psíquicas se apagan, otras llamas se encienden y así la infancia pasa de conquista en conquista, en una vibración vigorosa continua, que hemos llamado el gozo y la felicidad infantil. Y en esta llama resplandeciente que arde sin consumirse se desarrolla la obra creadora del mundo espiritual del hombre. En cambio, cuando desaparece el periodo sensitivo, las conquistas intelectuales son debidas a una actividad refleja, al esfuerzo de la voluntad, a la fatiga de la búsqueda, y en el torpor de la indiferencia nace el cansancio del trabajo. Aquí reside la diferencia fundamental, esencial, entre la psicología del niño y la del adulto. Existe, pues, una especial vitalidad interior que explica los milagros de las conquistas naturales del niño. Pero si durante la época sensitiva un obstáculo se opone a su trabajo, el niño sufre un trastorno, o incluso una deformación, y éste es el martirio espiritual que aún desconocemos, pero que casi todos llevamos dentro en forma de estigmas inconscientes. Hasta ahora, el trabajo del crecimiento, es decir, de la conquista activa de los caracteres, había pasado, inadvertido; pero una larga experiencia nos ha mostrado las reacciones dolorosas y violentas del niño cuando algún obstáculo externo impide su actividad vital. Como ignoramos las causas de estas reacciones, las juzgamos sin causa y las medimos por su resistencia a ceder a nuestras tentativas para calmarlas. Con el vago término de caprichos denominamos fenómenos que difieren mucho entre sí. Capricho es todo aquello que carece de causa aparente, todo aquello que puede considerarse como una acción ilógica e indomable. Sin embargo, observamos que algunos caprichos denotan una existencia de causas permanentes que continúan actuando y a las que, evidentemente, no hemos encontrado remedio. Pero los periodos sensitivos nos pueden aclarar muchos caprichos infantiles; no todos pues existen diversas causas de luchas internas, y además muchos caprichos ya son la consecuencia de desviaciones de la normalidad que aún se agravan más con un tratamiento erróneo. Pero los caprichos relacionados con los conflictos internos que tienen lugar durante los periodos sensitivos son tan pasajeros como el periodo sensitivo mismo, y no dejan huellas en el carácter. No obstante, comportan la grave consecuencia de obstaculizar el desarrollo, lo cual es irreparable en el futuro desarrollo de la vida psíquica. Los caprichos del periodo sensitivo son expresiones externas de necesidades insatisfechas, toques de alarma de una condición equivocada, de un peligro, y si se ha presentado la posibilidad de comprenderlos y satisfacerlos, desaparecen inmediatamente. Entonces se observa cómo al estado de agitación sigue un estado de calma. En cambio, ese estado de agitación hubiera podido asumir finalmente la forma de enfermedad. Por tanto, es necesario buscar la causa de cada manifestación infantil, que nosotros denominamos caprichosa, precisamente porque esta causa se nos escapa, cuando podría representar en cambio una guía para penetrar en los rincones misteriosos del alma infantil, y preparar un periodo de comprensión y de paz en nuestras relaciones con el niño (…) El desarrollo psíquico no viene porque sí, y no tiene sus estimulantes en el mundo exterior. Es guiado por las sensibilidades pasajeras constituyendo instintos temporales que presiden la adquisición de los caracteres diversos. Y aunque esto se produce a expensas del ambiente exterior, éste no tiene importancia constructiva alguna, ya que ofrece únicamente los medios necesarios a la vida, paralelamente a lo que ocurre con la vida del cuerpo que recibe del ambiente sus elementos vitales por la respiración. Son las sensibilidades interiores que guían en la elección de lo necesario en el ambiente multiforme y en las situaciones favorables a su desarrollo. ¿Cómo guían? Guían convirtiendo sensible al niño ricamente para ciertas cosas e indiferente para otras. Cuando se encuentra en un periodo sensitivo, es como si emanara del mismo, una luz divina que iluminara únicamente ciertos objetos sin iluminar los demás, y en aquéllos se concentra el universo, para él. Pero no se trata sencillamente de un deseo intenso de encontrarse en ciertas situaciones, de no absorber más que determinados elementos; existe en el niño una facultad especialísima, única, y es la de aprovechar estos periodos para su crecimiento. Es durante los periodos sensitivos que efectúa sus adquisiciones psíquicas, como por ejemplo, la de orientarse en el ambiente exterior; o también, es capaz de animar de manera más perfecta e íntima sus instrumentos motores. En estas relaciones sensitivas entre el niño y el ambiente está la llave que puede abrirnos el fondo misterioso en el que el embrión espiritual desarrolla el milagro de su crecimiento.

      • #47024
        estherduta
        Participante

        Gracias por el texto, ahora sí lo entiendo. ME hacía falta el contexto para entender lo que quería decir con capricho.
        Mi forma de verlo puedo explicarlo mejor con un ejemplo con mi propia hija. Ella, suele entender las explicaciones que le damos con mucha facilidad y cuando es no, es no. No sé si por caracter o porque tiene libertad en muchos aspectos y sabe que cuando es no es por un motivo, o la mezcla de ambas cosas, el caso es que cuando no lo entiende, a mí me lleva a pensar que algo más está pasando (interpreto que tiene alguna necesidad interna para no aceptar ese no externo)
        un día, no recuerdo muy bien cómo fue la situación, quería algo del congelador, tampoco recuerdo porqué le decía que no (Si por cuidar o controlar) el caso es que comenzó a llorar de una forma muy intensa, «quiero verlo» decía… entendí que no se trataba de un «capricho» y pensé que tenía una necesidad interna, la calme y lo que sea que quería ver, lo vimos juntas. Y se acabó el drama, tan felices nos fuimos.
        No me da miedo que mi hija sea una persona «caprichosa», estoy convencida de que detrás de los «caprichos» hay una necesidad interna aunque yo no sepa verla o ponerle nombre.
        Espero haberme explicado, muchas gracias!

        • #47241
          BeiMontessorizate
          Superadministrador

          Por supuesto Esther, ahí supiste VER a tu hija 🙂

    • #46692
      llalegna
      Participante

      Unas dudas sencillas sobre el Tema 6. El lenguaje y su comunicación:
      En el texto se exponen diferentes formas de enriquecer el lenguaje de los niños y en dos de ellas me gustaría confirmar que entiendo bien lo que se ha de hacer:
      Emparejar tarjetas con figuras entiendo que se refiere a tener una foto de un objeto y el objeto físico en sí, y que el peque los identifique y los empareje
      Situar tarjetas plastificadas en la pared junto al objeto que representan (por ejemplo, cepillo y recogedor), entiendo que es lo mismo pero tenerlo ya emparejado, foto y objeto juntos, y que el peque lo vea y vaya interiorizándolo, y le sirva de referencia para colocarlo si se mueve.
      ¿Cómo ayudan en el desarrollo del lenguaje si no hay comunicación oral?
      También me surge la duda de si para un niño de 24 meses que ha demostrado algo de inquietud por las letras, tiene sentido acompañar estas tarjetas con la palabra escrita.
      En el texto se comenta que en el momento de la explosión del lenguaje debemos estar muy atentos para facilitarle todo el lenguaje que pueda necesitar y que las actividades que preparemos en bandejas y en el círculo si estamos en un aula deben ir encaminadas a ello. ¿Qué podemos hacer en casa en este momento, con un peque que no va a guardería?

    • #46707
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Buenas!!
      En la segunda parte del curso, vais a ver todo esto con más profundidad :))

      Referente a esto «¿Cómo ayudan en el desarrollo del lenguaje si no hay comunicación oral?»
      El lenguaje es un código, todo lo que ayude a los peques a entender que es un código (aunque no puedan decodificar la lectoescritura «leer» aún) es importante.

      También me surge la duda de si para un niño de 24 meses que ha demostrado algo de inquietud por las letras, tiene sentido acompañar estas tarjetas con la palabra escrita.
      24 meses es una etapa bastante temprana para ofrecerlo, bien es verdad que en algunos niños con AACC puede ser interesante, así que siempre seguimos al peque 🙂

      ¿Qué podemos hacer en casa en este momento, con un peque que no va a guardería?
      Incluirles en toooodas nuestras actividades diarias 🙂

      • #47483
        estherduta
        Participante

        Hola!
        Me surge una pregunta al leer la entrada de Llalegna y tu respuesta, Bei.
        Mi hija tiene 31 meses y lleva 1 mes aproximadamente que hace que lee (alguna vez me ha visto poner el dedo debajo de la frase y ella lo imita) o coje un lapiz y papel y te dice que está escibiendo (la lista de la compra o lo que sea). También hace unos garabatos y dice que pone alguna letra o palabra ¿Estos serían ejemplos de que parece que está empezando a entender que el lenguaje es un código que se va descifrando?

        Yo lo estaba empezando a ver como los inicios de un interés por la lectoescritura (una cosa muy lejana, obvio), y también lo veo como una imitación de nosotros. La verdad que de manera instintiva le he empezado a escribir su nombre, el de su padre y el mio y leerlo, o hacer la lista de la compra con recortes de alimentos de los supers y escribir debajo el nombre.

        GRacias!

    • #47687
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Hola Esther,
      pues yo creo que si puede ser que entienda que es un código (aunque no pueda descifrarlo aún) o quizás sea imitación. En todo caso, parece que las actividades que le propones le gustan, ¿verdad?

    • #48713
      estherduta
      Participante

      sí, le gustan!

    • #48866
      oliviaythiago
      Miembro

      Hola Bei,

      Tengo varias dudas, estoy en el curso doble de 0-3 y 3-6 y nose si este es el lugar correcto para ponerlas porque no veo habilitada la opción de dudas en el apartado de continuación de 3-6

      – he intentado descargarme el PDF de los temas 21 y 22 de temario de 3-6 y me descarga otro tema que no es el que corresponde

      – tengo dudas sobre la observación, al hacerla sobre un objeto o una planta, es describir el objeto en si, pero con un animal, bebe y niño ya Nose muy bien como hacerlo, porque no es una descripción física no? Podrías poner un ejemplo de una observación?

      Gracias!!!

    • #49224
      BeiMontessorizate
      Superadministrador

      Hola Olivia!
      He abierto el apartado de dudas, te contesto por ahí 🙂

    • #49292
      rossmeryland
      Participante

      Prueba

Mostrando 10 respuestas a los debates
  • Debes estar registrado para responder a este debate.